Slideshow Image 1 Slideshow Image 2 Slideshow Image 3 Slideshow Image 4
buscar
Noticias
Characato: Cuevas donde habita el misticismo

Characato: Cuevas donde habita el misticismo

Characato es un valle en el cual se encuentra una pequeña población del mismo nombre (habitada por no más de 20 personas) y situada a 38 los km de la ciudad de La Falda. Son las innumerables vertientes, piletones, su arroyo y su cascada que la rodean las que le han inspirado el nombre comechingón de Characato, el cual significa “Tierras de aguas”.
El cartel de ingreso resume la esencia del lugar “Villa del silencio”, aunque algunos prefieren llamarlo “Morada del silencio” ya que las pocas casas del valle no cuentan con energía eléctrica y está resguardada por el imponente murallón rocoso de sus dos cerros principales: “Tres Picos” y “Characato”, que sólo devuelven como suaves ecos el canto de las aves y el correr del rio.

Si se le pregunta a Gabriel Mansilla, dueño del tradicional hotel de montaña “Hotel Rio Characato” qué tipo de turismo se puede practicar allí, él lo define como “turismo de slow live”, ya que las actividades que allí se pueden realizar requieren de perder la noción del tiempo a través de la contemplación y del contacto con la naturaleza. “Yo creo que hay dos formas de viajar: una es el turismo del sentir y la otra es el turismo del contar; el primero es para hacer un viaje a tu interior y el otro es para sumar anécdotas de los lugares en que anduviste”, define nuestro guía Gabriel Mansilla, a su vez que define a Characato como un lugar mágico para disfrutar del primer tipo, el turismo de las sensaciones.

En Characato su principal fuente de agua es un arroyo originado en la cascada Las Bandurrias (con un salto en caída libre de alrededor de 8 mts) que finaliza en una olla rodeada de piedras rojizas. Este marco natural de la zona de descanso invita a realizar caminatas, cabalgatas y avistamientos de cóndores, realizados desde la mesa El Palmar.

Avanzando en el camino de tierra, luego de disfrutar de un paisaje de montañas rocosas, pircas de piedra y una falla geológica, se abre a la vista las cuevas de los comechingones, un conjunto de rocas erosionadas por la acción del viento que las tribus convertían en chozas rupestres durante el verano.

Aunque falto de pictografías, el lugar refleja sus costumbres a través de morteros y algunos fragmentos arqueológicos que aún se pueden encontrar entre sus grietas o camufladas entre la tierra y la vegetación del lugar conformada por helechos y pencas.
Observarlas desde lejos es como escuchar las voces de los ancestros a través del viento que se filtra entre sus cavidades de las cuevas, otrora chozas, cuyas perforaciones antes funcionaban como aberturas cubiertas con pieles de animales.

La imaginación recorta distintas figuras en el perfil legendario de esas rocas, un conjunto de ellas parecen derrumbadas cual efecto dominó, otras se asemejan a figuras de animales, sin embargo lo mágico se produce al ingresar (agachados o reptando) en esos recintos ancestrales y sentir tanto el calor de las paredes como la frescura de su sombra, tal como lo vivieron esas tribus originarias. Al retirarse de allí, uno lo hace en un respetuoso silencio sacro, como si se despidiera de un campo santo o como si no quisiera despertar las leyendas que allí descansan, como adormecidas, acunadas en el corazón de cada una de sus muchas cuevas.

Tours alternativos:
1) “La perlita” de Characato es su capilla (consagrada a Nuestra Señora del Rosario del Milagro), de 1895. Según una leyenda hace casi ochenta años entornó sus puertas y así permanece desde que en su altar se suicidaron dos hermanos.
2) Otra excursión es el de las Minas de Oro Grueso, abiertas por los jesuitas en el siglo XVII, y que pueden ser visitadas con la ayuda de un guía. Estas cavernas tiene el suelo plagado de minerales como oro, cuarzo y mármol por lo que sus superficies son estudiadas por arqueólogos y antropólogos.
3) En las inmediaciones de lugar también se pueden visitar las Canteras Iguazú, un pueblo fantasma donde se realizaba la extracción de mármol.
4) A 18 km se arriba a la Estancia la Candelaria, que en el 2000 fue declarada Patrimonio de la Humanidad. La iglesia, las ruinas de las rancherías y los corrales se engarzan con el magnífico camino de las estancias jesuíticas reconocido por la UNESCO.

Para contratar excursiones:
http://www.riocharacatohotel.com.ar/
Contactos:
Gabriel Mansilla o Consuelo Mansilla.
Cel: 03543-15657138 / Tel: 03548-423906
Mail: info@riocharacatohotel.com.ar

Fuente: Erica Marcel / ericel1976@hotmail.com  



Turismo Cordoba
Turismo Cordoba
Viaja por tu Pais
alojamientos y hoteles de la provincia de cordoba
destino argentina
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
Licencia Creative CommonsCórdoba, todo lo que querés, todo el año
Turismo en Córdoba por Turismo en Córdoba se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución 3.0 Unported. Basada en una obra en www.turismoencordoba.net.