Lunes , 29 mayo 2017

Teroso en Calamuchita: Calmayo

El arribo a la Provincia de Córdoba, significa encontrase con un conjunto de variados paisajes, desde montañas nevadas, imponentes vistas panorámicas, extensos pinares, flora autoctona y arroyos serranos. El Valle de Calamuchita, es una de las regiones que guarda en sus entrañas distintos pueblos, villas y parajes que despertarán el asombro de todos los turistas.

Calmayo, es justamente uno de los territorios a descubrir. Ubicado a 87 km de Córdoba capital y en la mitad del Antiguo Camino Real que une Santa Rosa de Calamuchita y San Agustín.Se erigió en una altiplanicie a 840 mts de altura sobre el nivel del mar y en la mitad de la ladera de montaña, que cae abruptamente entre grandes rocas graníticas donde se encuentran el Monasterio de losMonjes Benedictinos.

Los estudios demuestra que Calmayo fue formado por un volcán cuyo magma se solidifico dando un paisaje de tonalidades grises y verdes únicas en todas las Sierras de Córdoba. La historia de la comuna se remonta a 1772, cuando el Rey de España le otorgó a la familia Gigena Santisteban la posesión de esas tierras a cambio de la explotación de oro. La extracción y la abundancia del metal llevó a que el lugar fuera conocido como “El Triángulo del Oro”. Pero la explotación fue tan exhaustiva que no sólo se agotó el preciado mineral, sino que además las minas se inundaron, porque las excavaciones llegaron a las napas subterráneas.

En la actualidad su geografía otoñal plagada de colores ocres crea postales imposibles de olvidar e invita a los turistas a pasar los días más relajados. Las opciones son variadas y para todos los gustos. Las Cabalgatas son una de las alternativas favoritas. Se va por el filo de las sierras, donde se observa todo el valle y paisajes panorámicos. Las excusiones en mountain bike por el arroyo homónimo, es la elección predilecta de los jóvenes y amantes de dicho deporte. Y por ultimo para los que disfrutan del turismo minero, la excursión a la Mina de Cobre, una de las más convocantes

En relación a la gastronomía, la cocina regional y de autor es la protagonista. Platos realizados con productos y hierbas aromáticas, extraídas del fértil suelo cordobés marcan cada plato, otorgándole calidad y distinción. La hotelería se restringe en su mayoría a complejos de cabañas, bungalows y casas en alquiler, enmarcadas en magníficos escenarios naturales con todas las comodidades.

Calmayo posee un extraño e inexplicable Magnetismo natural, un lugar que atrapa a los espíritus más inquietos. Foto gentileza: www.agenciaserrana.com.ar / Más información en: calmayo.com

Un comentario

  1. conozco Calmayo porque tengo un amigo de la familia que se llama Ernesto Andres y tiene una casa en este hermoso lugar, esta persona es el mayor tesoro que tiene Calmayo sin despreciar su poblacion, es un tipo que a pesar de sus dificultades ha logrado hacer con mucho esfuerzo su casa de campo junto a una hermosa familia, principios y valores que poca gente que conozco los tiene. A proposito de a historia que cuentan sobre el oro, cuando visite Calmayo, recuerdo un tunel en el suelo tipo cueva que quizas este relacionado con la explotacion de metales. Muchas gracias por la informacion,}

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*